Aumento de perros vagos en la comuna preocupa a hualquinos

by LaGaceta

El rótulo de la novela de Vargas Llosa “La Ciudad y Los Perros” parece la analogía perfecta para definir la realidad que vive Hualqui en estos días. Hoy no resulta extraño divisar verdaderas “jaurías” de canes sin hogar deambulando por diversos sectores de la comuna, pese a la recién estrenada Ley de Tenencia Responsable de Mascotas, situación que resulta extremadamente preocupante si se considera la peligrosidad del comportamiento de los animales y el problema de salud que esta propagación puede generar.

El aumento de los llamados “perros vagos” es un fenómeno que ha venido al alza en los últimos años. El problema se genera, básicamente, por la falta de conciencia de las personas, quienes simplemente se “deshacen” de sus mascotas arrojándolas a la calle o abandonándolas en los campos.

Por ello, no se resulta extraño toparse con un importante número de perros sin hogar, lo cual es perceptible tanto en la zona urbana como rural, lo que se ha traducido en un evidente aumento de ataques a vehículos, otros animales (como es el caso de los campos) e incluso a las propias personas, denuncias que están consignadas en la Tenencia y Cesfam local.

Las juntas de vecinos de  Hualqui, preocupadas por esta situación alzaron su voz solicitando la intervención del municipio, el cual tenido que realizar una serie de acciones tendientes a mitigar los inconvenientes generados por esta problemática, aunque básicamente se trata de programas de control de enfermedades parasitarias (garrapatas), esterilización de mascotas y, últimamente, la colocación de microchips, tal como lo expresa la ley. A este esfuerzo se han sumando también las organizaciones proteccionistas locales, no obstante, el problema parece subsistir.

  Población canina se ha tomado las calles y plazas de Hualqui provocando un evidente riesgo sanitario y una sensación de inseguridad entre los vecinos

Esto porque la normativa también es clara en el sentido que no se puede eliminar animales sin que esta acción se justifique claramente desde el punto de vista del riesgo inherente a la salud de la comunidad, como pudiera ser que el animal presente algún padecimiento de cuidado (enfermedad de tipo infeccioso o rabia).

Desafortunadamente, dichas acciones no han surtido el efecto deseado, ya que la cantidad de perros sin hogar que deambula por las calles ciertamente se ha mantenido, lo que ha generado situaciones de riesgo para la comunidad, ya que no son escasas las denuncias de ataques a personas y niños.

La situación empeora si se considera que muchas personas “alimentan” a estos perros sin dueños, creando verdaderos cubiles citadinos frente a sus propias casas, lo cual aumenta notablemente el riesgo de conductas violentas de los canes, dado la marcada conducta territorial que poseen algunos de estos animales. Esta situación es completamente visible en la Plaza de Armas de Hualqui, en las afueras del Cementerio Municipal y en varias poblaciones de la comuna

Al no existir una posibilidad cierta de contar con un canil comunal, la pregunta que surge es obvia. ¿Quién pondrá el cascabel al perro? La respuesta es incierta, ya que una medida efectiva pasa claramente por un tema de financiamiento, situación que los municipios no están dispuestos a afrontar porque a juicio de las corporaciones edilicias debería ser el Estado el que garantice la solución al grave problema que viven casi todas las comunas del país.

Sin embargo, en el caso de Hualqui, si se puede exigir, por ejemplo, que se exija la normativa de tenencia responsable, se actualice la ordenanza municipal y se fiscalice la perversa práctica de personas de otras comunas de usar Hualqui como “botadero” de perros, aunque el aporte más significativo para disminuir este problema está dado en las propia gente, en el sentido que se cultive la conciencia de que las mascotas son seres vivos que merecen un trato digno y no simples “objetos” desechables.

También te puede interesar

Leave a Comment