El camino del héroe

by LaGaceta
Por Jaime Rosas S.

A veces al leer un libro, ver una película o simplemente al ser testigos de una historia, nos
sentimos extrañamente atraídos. A veces se crea una conexión entre lo externo -el relato- y
algo dentro nuestro -anhelos, miedos, sueños, experiencias, etc. En el siguiente artículo vamos
a hablar de esa conexión y para eso nos vamos a basar en tres ideas centrales: los arquetipos
y el inconsciente colectivo (Carl Gustav Jung), el camino del héroe (Joseph Campbell), y la
estructura narrativa (Christopher Vogler).

Un arquetipo es en esencia un símbolo compartido por generaciones de todo el mundo, es una
imagen, una idea emocionalmente cargada. Ejemplos de arquetipos son la madre, el padre, el
sabio, la muerte, el nacimiento, el héroe, dios, la eterna juventud, el bufón, el mandala, etc.
Para el psicoanalista suizo Carl Gustav Jung (1875-1961) la suma de los arquetipos constituye
el inconsciente colectivo, es decir, la sabiduría emanada de los recuerdos ancestrales que está
presente en todos.
Esta idea es en sí muy interesante porque Jung identifica estos símbolos en culturas diversas,
es decir, hay un patrón común que supera al tiempo y a las distancias: son temas compartidos
que aparecen hoy y siempre en todo el mundo. Esta tesis no es muy descabellada si se toma
en cuenta que todo ser humano se enfrenta en su vida a problemas similares, a aventuras en

que invariablemente está la familia, la vida, la muerte, el amor, el maestro, el antagonista, etc.,
es decir, los arquetipos siempre están presentes. Al enfrentarse a ellos se han generado
conocimientos, mitos, ritos, historias y leyendas. Como el ser humano tiende a proyectarse en
el tiempo, ha capturado todo esto a través de las artes; y ya que existe un efecto multiplicador
en que el arte inspira al ser humano y el ser humano inspira al arte, finalmente nos enfrentamos
a un sinnúmero de historias con rasgos comunes a través del tiempo y la distancia.
Joseph Campbell (1904-1987), escritor y erudito norteamericano, toma las ideas de Jung y
estudia los mitos en diversas culturas desde la antropología. Lo interesante del aporte de
Campbell es que no solo corrobora las ideas de Jung sino que además, identifica una
estructura narrativa. En otras palabras, junto con constatar la existencia de los arquetipos en
las diversas culturas, los sitúa dentro de un desarrollo, de un contexto, una “aventura” que él
llama El Camino del Héroe.
Usando una analogía musical, Jung descubre las notas y los acordes; Campbell descubre la
formas y estructuras.


El Camino del Héroe (conocido también como el monomito, el mito único, el viaje o el periplo)
es la estructura básica que usan relatos épicos en todo el mundo, en todos los tiempos. Se
puede observar esta estructura en La Odisea de Homero (siglo VIII AC) y en Star Wars de
George Lucas (1977). De alguna manera, este concepto es el tema más persistente en la
tradición oral y en la literatura escrita de la humanidad. Al leer las historias de Osiris, Prometeo,
Cristo, Moisés, Marie Curie, Buda, Neo, Teresa de Calcuta, Frodo, Steve Jobs, John Lennon y
un largo etcétera, en el que inevitablemente hasta nosotros mismos estaremos presentes, es
posible identificar al Camino del Héroe y muchas de sus etapas. No es de extrañar que en esta
breve lista aparezcan personas reales y de ficción ya que el arte es una proyección de nosotros
mismos.
Campbell identifica 17 etapas en este camino que están agrupadas en 3 partes. Cabe destacar
que no todas las etapas aparecen en el camino de un héroe y son pocas las aventuras que
contienen las 17.


La Salida, la separación

  1. El llamado a la aventura
  2. El rechazo del llamado
  3. La ayuda sobrenatural
  4. El cruce del primer umbral
  5. El vientre de la ballena

La Iniciación

  1. Las pruebas
  2. El encuentro con la diosa
  3. La mujer como tentadora
  4. La expiación con el padre
  5. La apoteosis
  6. El don final

El Retorno

  1. La negativa a regresar
  2. El vuelo mágico
  3. El rescate del exterior
  4. El cruce del umbral de retorno
  5. El maestro de los dos mundos
  6. La libertad para vivir

Como nota aparte, y para que nadie se sienta ofendido, Campbell sigue la misma tradición que
está estudiando y usa metáforas encontradas en sus estudios antropológicos para nombrar las
etapas. Al llamar una etapa La Mujer Como Tentadora, usa ese nombre porque lo encuentra
en los mitos que estudió. La explicación, sin embargo, es mucho más amplia pues se refiere a
la tentación -de manera general- con que se encuentra el héroe (o heroína) y que lo puede
llevar a abandonar su misión.
Algunas etapas son más fáciles de entender solo por el nombre pero hay otras que es
necesario explicar. El Vientre de la Ballena se refiere a la separación final del héroe con su

mundo conocido, quedando preparado para su metamorfosis, para su renacer. El vientre de la
Ballena, el templo interior, la tierra celestial son lo mismo según Campbell. En La Apoteosis, el
héroe ya se ha transformado y ha llegado a un plano superior, adquiriendo conocimiento, amor,
compasión y felicidad; ahora goza de un breve periodo de paz preparándose para al clímax
final.


Christopher Vogler (1949) es un escritor y profesor norteamericano que adaptó el trabajo de
Campbell al arte de contar historias. En su libro The Writer´s Journey hace una buena
transición desde el camino del héroe a una suerte de manual de estructura mítica para
escritores. Su aporte ciertamente no está a la altura de Jung o Campbell pero logra construir
una guía práctica llena de ejemplos, buenas prácticas y análisis.


Vogler simplifica el camino del héroe, dejándolo en 12 etapas, contenidas en las mismas tres
partes, que él llama actos. Tiene un sentido claramente pedagógico y nos hace pensar a través
de buenas preguntas: ¿Cuál es el llamado a la aventura en El Ciudadano Kane?, ¿Quién es el
mentor en El Silencio de los Inocentes?, ¿Cuál es el umbral en Danza con Lobos? ¿En qué
sentido está el héroe en el vientre de la ballena al comienzo de Unforgiven?


Quizás el mayor aporte de Vogler es una idea que toca tangencialmente: todos somos héroes y
estamos enfrentando nuestro propio camino. En muchas etapas de nuestras vidas vamos a
sentir el llamado, lo vamos a rechazar inicialmente, vamos a conocer mentores que nos van a
guiar, a antagonistas que nos enfrentarán, nos someteremos a pruebas que nos harán crecer,
experimentaremos varias metamorfosis, seremos tentados, y, finalmente creceremos.


Contestando las preguntas iniciales, nos sentimos atraídos por algunas historias y nos
identificamos con personajes, aventuras y sueños porque nos vemos a nosotros mismos en
aquellas aventuras. Identificamos consciente o inconscientemente los mismos arquetipos,
tenemos anhelos y miedos en común con toda la historia a través de la conciencia colectiva, y
reconocemos que nosotros también estamos recorriendo nuestro propio Camino del Héroe.
Vemos nuestro propio arco dramático reflejado en lo que vemos o leemos y, al hacerlo, somos
parte

También te puede interesar

Leave a Comment